viernes, 29 de noviembre de 2013

Hablemos por hablar.

Y de lo que vamos a hablar... (Nose para que coño digo hablar, si la que voy a escribir soy yo, aquí nadie dice nada.) es de cosplay. Esa afición que cada día se abre paso más y más dentro de nuestro país, donde cada cual desgasta su tiempo como lo quiere y ve necesario, afición la cual muchos toman más en serio que otros. Afición que algunos lo toman como excusa para ligar, unos pocos consiguen fama y la gran mayoría lo pasa del carajo.
Pero no, no voy a hablar del cosplay, sus matices y sus chuminás, voy a hablar del cosplay enfocado a mi persona.
"Oh si señora Aku, que narcisista eres, ahora te vas a dedicar a poner fotos tuyas de tus cosplays y a hablarnos de ti todo el tiempo!¡Que narcisista eres! blablablabla"

Pues si, me apetece hablar de mi, pa eso es mi blog y lleva mi nombre junto a ese gordo chibidevilman que lo dibujé hace más tiempo quel copón divino y que no cambio porque no deja de hacerme gracia.

A lo que íbamos, que siempre me enrollo más que las persianas mierdas esas del puto Ikea enfermo que no vale una mierda.
De lo que quería hablar, es de mi evolución dentro de esta gran afición la cual, cada año me ocupa más y más tiempo.

Podría decirse que disfrazarme me lo implantaron desde que era renacuaja, cuando no era más que un piojillo, ya estaba mi madre maquinando como vestirme, le encantaba. La cosa es, que reaccionaba bien cada vez que me disfrazaba, es más, según me cuenta mi madre, solía jugar a que era de lo que me disfrazaba, me lo tomaba muy en serio, tanto que me mosqueaba si me intentaban quitarme el disfraz.
Una anécdota que suelen recordarme mucho es de una vez, vestida de India, tenía una cuerda que me llevé de casa de mis abuelos, y jugando con la profesora le dije que la tenía que atar. Ella se rió y se dejó atar contra una columna, lo que ella no esperaba que mi miniyo maquiavélica hiciera un doble nudo y luego no pudiese soltarse.

Otra de las que más me recuerdan es esta, en la típica actuación infantil del portal de Belen, yo iba de pájaro ramdom, por lo que se ve, de pequeña tenía mucho complejo de Ichigo Kurosaki y me molestó estar al fondo y no tener ninguna frase ni protagonismo ninguno, por lo que agarré el micrófono por banda y empecé a hablar.
Eran esos buenos tiempos...Preciosos 90´s

Me he entretenido demasiado al hablar de mi infancia, si, pero estos fueron quizás, los cimientos que me hicieron declinar por esta afición de forma tan fuerte.
Ahora bien, a medida que crecía, cada vez me disfrazaban menos, hasta que ya ni tan siquiera lo hacía. Siempre sentía mucha admiración por los (como yo decía por aquel entonces) "Dibujitos mangas" más correctamente conocidos como "Anime". Adoraba el Donkey Kong 3 country sobre todas las cosas. Bueno, sobre todas no, nada superaba mi fanatismo hacia Mulan y Zarzamora. De peque decía que quería ser como ellas...Cuan futuro decepcionante he sido para mi yo del pasado.
Me preguntaba una y otra vez si alguna vez podría disfrazarme de uno de mis personajes favoritos, pero parecía ser que no.
Hasta que llegó el gran día.
Allá por el año 2006, comencé a conocer mejor sobre este mundillo. Fui a mi primer salón del manga, en Moguer. Fue flipante.
Allí conocí lo que significaba Merchandising, compré mi primer tomo de manga, conocí a un porrón de personas que tenían la misma afición que yo.
Conocí el cosplay.
Al año siguiente decidí hacer mi propio cosplay.
La decisión fue evidente para mi en aquella época. Videl. (DBZ)




Recuerdo mi enchochamiento por aquel entonces con la serie. Mutenroshi me encantaba, adoraba a ese personaje. Pero claro, desconocía el crosslay, las calvas falsas...que demonios, desconocía todo. Así que opté por mi personaje femenino favorito. Videl.
No tenía complicación ninguna y lo quería hacer yo. Así que nada, fui al bazar más cercano a mi casa (en esa época no había chinos, había o bazares moros o los típicos todo a 100 españoles) y compré unos leggins cortos y una camisa ancha blanca. Los calcetines rosas los pillé por allí también, los guantes y los tenía. Pinté unos zapatos viejos y el simbolito lo hice con papel forrado de fiso gordo. (¿Goma eva por aquel entonces? ¡Pardiez!)
 Fue una experiencia genial. Por aquel entonces en la provincia onubense hacían cosplay 4 gatos y medio. Había buen rollo, la gente te pedía fotos a pesar de no ir tan bien como deberías ir quizás. Se paraba a hablar contigo del personaje, te pedía que lo imitases...etc.
Decidí que quería seguir haciendo cosplay, pero había un factor en mi contra:
¡No sabía coser!
Al siguiente año, le pedí a un familiar que me ayudase a hacerme uno: Dokuro-chan. Las cosas que pasan, siempre dicen que si, nunca hacen nada. Jamás llegué a tener ese cosplay.
En fin, pasó otro año y quise seguir yo sola con el tema, decidí que no pediría ayuda a un familiar nuevamente. (A no ser que fuera mi madre, las madres nunca fallan.)
Me hablaron de la posibilidad de ir al mítico salón de Jerez. Para mi aquello era un paso muy grande.
Mi tierna yo, de por aquel entonces, fanática a "jierro" de los Final fantasy, tanto del VI como del VII (aún me siguen encantando estos dos juegos, a pesar de la cantidad de haters y fanboys que existen) decidió hacerse el cosplay de Jenova.
Fui cutre,  pero cutre cutre cutre. Lo más cutre y horripilante que se pueda ser en esta vida. Peluca corta de los chinos, medias y camiseta de cuello vuelto azul. Me pinté la cara con acrílicos a falta de maquillaje.
Fue la mayor chapucería que hice en mi vida. Pero lo pasé de putísima madre.
Luego vino el traje de Kefka, estaba (y sigo estando) loca con ese personaje. Tenía que hacerme el copslay de él.
Recuerdo que casi nadie conocía a Kefka por aquel entonces, ya que aún no había salido el pordiosero Miersidia que trajo consigo a un montón de "enteradillos de la vida".
A pesar de que casi nadie me reconoció, disfruté mucho con ese cosplay. Me llevó mucho más tiempo que el de Jenova, pero no me llevó más que el siguiente que escogí:
Kuja Trance.
Necesité ayuda de mi madre, mucha mucha ayuda. Y aunque no fuese fiel al personaje por carencia de experiencia, por aquel entonces me sentí orgullosísima de él. Hoy día lo veo y me parece una puta mierda muy grande, como los otros anteriores que hice. Siempre me suele pasar lo mismo, no solo con el cosplay, sino con varias cosas, ya sean historias, dibujos etc: Recién hechas me encantan, me siento orgullosa del resultado, pero cuando pasa un tiempo lo veo y me da asco.
Luego llegó mi fanatismo por Bleach. Bendita serie que tanto tiempo me absorbió.
Nell, Rojuro, Aizen, Lisa...vinieron de forma veloz y casi sin avisar, uno tras otro, me metí tanto en la serie, que no escogía cosplay de otra cosa.
Eran trajes sencillos que me encantaban, pero había un factor muy fuerte que yo no utilizaba aún: Caracterización.
No usaba ni maquillajes, ni pelucas buenas, todo de los chinos. No he tenido paypal hasta hace un par de años, por lo que he tenido que fastidiarme así.
Decidí salirme un poco de la temática de Bleach dentro del cosplay, así que me fui a otro gran shonen que me encanta y que absorbe una cantidad de horas incontables. One Piece.
La decisión fue obvia, Kumadori. Mi personaje favorito del CP9.
Fue muy sencillo, y al mismo tiempo divertido, por no decir que pude explayarme haciendo todas las gilipolleces posibles con él, si hay algo que me gusta, es meterme en el papel de quien customizo, por eso prefiero a personajes divertidos, a decir verdad, ir de persona seria no me va nada.
Luigi fue otra elección fácil y rápida. Siempre fui la hermana pequeña, por lo que me tocó el "muñeco verde" Así que nada, en representación a aquello, y a una coña con Mayte, quien fue de Mario versión chica, fui de Luigi.
Me sentí un chico sexy con Bigote por un día (?)

Tras ello llegó Beatrix, un pequeño paso que me empujaría a uno mayor. Fue un pequeño fallido intento de hacer "partes de armadura" que acabaron en siniestro porque desconocía el como tratarlas. Aún así, supongo que aprendí mucho con este. Aunque un remake no le vendría nada mal.
Tras ello tocó uno sencillo, tan sencillo que ni noté que hice nada. Claire Redfield. Fue teñir y pintar ropa, ya está. Pero os digo una cosa, es el cosplay más jodidamente cómodo con el que he estado en un salón.
irisviel (traje casual) llegó casi sin avisar, fue un: Oh, Fate/Zero, oh, me gusta ese personaje! Oh ¿Que es eso que escucho? ¿Un nuevo salón en Sevilla? ¿Mangafest dices? Venga Edu, vamos de Kiritsugu y Iri!
Y nada, hecho. Fue la primera vez que usé lentillas. Me gustó la experiencia.

Ese fin de año de 2012, me hice una propuesta para 2013, mejorar respecto al cosplay. Así pues, tras tomar las uvas, cogí un cuaderno y comencé a bocetear. Me propuse que ese año haría una armadura, iría de Valkyria junto a Inma. (Como mencioné en entradas anteriores, a ella la conocí por ese cosplay en Jerez del 2012)
Me propuse hacerme 4 cosplays (cuan insensata yo) que fueron los siguientes:


Estaba loca al pensar que en un mismo año haría a Hrist y Sub-zero. Pero de ilusiones también se vive...
Por no decir, que por varios motivos, estuve un tiempo que no quería hacer nada de cosplay. En general,ná de ná. Estaba super perezosa, pero gracias a Edu, me animé a hacer algo, así que hice a Cindry, un personaje de One piece, que me gustó bastante, a pesar de ser considerado bastante secundario.
Así que nada, para Jerez, fui con él, de Brook y Cindry. Me resultó gracioso que muchos pensasen que iba de la novia de Brook. En serio ¿En que momento de la vida habéis visto a esos dos hablando? En fin, parejismos absurdos por todos lados.

Me había propuesto seriamente ir de Hrist, por lo que me centré tanto e este, que dejé a Zarzamora a medias, aparcada en el rincón de lo aparcado eternamente. Mientras que el de irisviel, lo hice bastante rápido, para lo lenta que suelo ser cosiendo.
Así que nada, ni Zarzamora ni Sub-zero. De los cuatro que quise hacerme, cumplí dos.
Y este es el resultado de este año:


A pesar de no haber cumplido el objetivo de principio de año, me siento satisfecha de al menos haber hecho dos de ellos. Satisfecha de aprender un poco mejor a caracterizar a los personajes, aunque claro, aún queda un largo camino que recorrer, un camino que no se cuando acabará, pero que espero que sea tarde.


Así que nada, a partir de ahora, me he propuesto 3 cosplays por año, intentando ser un poco más realista, aunque viendo esto, pienso que se me ha ido la pinza con el 2015, pero espero de aquí a ese año, poder mejorar muchísimo. Quien sabe lo que pensaré de aquí a entonces. Quizás lea esta entrada en un futuro y me ria. Cosa que suelo hacer cuando leo mi antiguo fotolog, que duele la cantidad de faltas que tenía.

En resumidas cuentas, este 2014 habrá que apechugar con aquellos dos que no llegué a realizar. De todos modos, intentaré tener terminado el traje de zarzamora antes que finalice el año, aunque no lo estrene. Quien sabe lo que puede pasar de aquí a mañana.
En fin, me piro a repasar FOL. Que sus peten.


Atte


,.-´`´-.,Aku Mad Mum,.-´`´-.,






No hay comentarios:

Publicar un comentario